UNA SUPERFICIE FOTOGRÁFICA

Las estrategias fotográficas actuales o la tendencia en la imagen están en sintonía no sólo con el objeto, sujeto o escenario fotografiado, sino mayormente con la manera en que esas imágenes funcionan como retos a la percepción, como narrativas complejas, como imaginarios particulares que abren una ventana: otra percepción.
De igual manera, por más que se diga que una foto termina por encontrar su sentido en si misma, que su carga simbólica excede a su peso referencial, que sus efectos plásticos, de composición o de textura la convierten en un mensaje autosuficiente, etc., no se podrá olvidar jamás que está autonomía y esta plenitud de significaciones sólo se establece por el hecho de sentar, transformar, llenar a posteriori, una singularidad existencial primera que, en un momento y en un lugar dados, ha llegado a registrarse sobre un papel muy acertadamente llamado "Sensible".
Lo anterior nos remite a la concepción de P. Dubois, quien expresa que “la fotografía afirma su naturaleza esencialmente pragmática: ella encuentra su sentido ante todo en su referencia: la fotografía como INDEX, designa con fuerza el objeto real, único y singular(…), ya que ella atestigua la existencia de un objeto en un momento y en un lugar determinados(…)” .
Sin duda, encuadrar la vista y emplear el encuadre de la cámara es una invitación para que usemos la fotografía como el lenguaje por excelencia de nuestro tiempo.

martes, 13 de julio de 2010

E-MAIL
lix.rangel@gmail.com